martes, 11 de febrero de 2014

Yoga es vida.



Cuando pienso en Yoga, pienso en una sonrisa... en la mía, en la tuya.
El yoga es amor a nosotros mismos, a los que nos rodean, es sentir serenidad y harmonía para poder transmitirla a los demás que a su vez nos la devolverán con otros ojos pero misma intensidad.
Este fin de semana lo he pasado en la montaña, en un "hotelito" rural en medio de la montaña.
En un lugar idílico que me ha permitido estar con la gente que quiero, que amo.
Días en familia, de relax, de juegos, de sonrisas, de miradas de curiosidad, de amor, en lo que lo de menos era el tiempo, el lugar y el reloj.
Esta sensación de que estas en el momento que quieres estar y con la gente a la que amas es para mí Yoga.
Hablar o simplemente escuchar los silencios del otro te hacen darte cuenta de que vivir es lo mejor que te puede pasar.
Ver la felicidad en la cara de otra persona y sentir que os une este sentimiento.
O simplemente cerrar los ojos, respirar hondo y ver esa película de colores que te ha dejado esta estancia en este "otro lugar" con esta "tu gente".
Esto es Yoga, para mí... y es lo que intento transmitir en todas mis clases...

Mucho amor!

Anna Bausells.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada